Noticia


sábado, 21 de enero de 2006

El hambre y la soledad

Es mejor tener hambre que estar solo.
Porque cuando estás solo, y no hablo de la soledad que escogemos,
sino de la que nos vemos obligados a aceptar,
es como si ya no formases parte de la raza humana

Peor que caminar solo y miserable,
es tener a alguien a nuestro lado
y hacer que esa persona
se sienta como si no tuviese
la menor importancia en nuestra vida