Noticia


viernes, 4 de diciembre de 2009

El último día

Sé que es muy típica la reflexión de vivir como si fuera le último día. No sé si después de todo alguien lo hace, lo de vivir como si fuera el último día, o al menos con el concepto de que algo "malo" va a pasar, que ya no te permitirá volver a la cama esta noche. Bueno, pues ahora ya no es como si fuera el último día sino como si algo muy grave te fuera a pasar hoy.
Uno entonces se pone en lo peor, o haces cosas como si fuera el último día. simplemente haces cosas con miedo, con temor, pero si te han dicho que te va a asar algo grave, no hace falta hacerlas con temor, te va a pasar igual, no hace falta que conduzcas a 20 kms/h. si te tiene que pasar algo grave, vendrá uno por detrás y como dice mi madre "te fotrà una bona paparra". Pero ya funcionamos con temor. Y se nos cae la leche y el cazo, pero esto no es muy grave, aparco en un sitio que está lejos, eso tampoco es muy grave, mis hijos se han peleado y me ha tocado poner paz, me he caído con la moto, pero era a 20 por hora y no me he hecho más que un rasguño y la moto nada. Mi mujer está en casa, nadie llama por teléfono. que extraño, miro el reloj, sigo pendiente del teléfono y de la vida y nada más pasa.
Que extraño!
¿Qué esperabas que pasara?
quizás cualquiera de las cosas que han pasado son importantes, sin embargo minimizo el dolor que me produzcan porque me esperaba cosas peores.
Me voy a dormir tranquilo, pensando que mañana no será un día peor, o quizás sí