Noticia


viernes, 2 de julio de 2010

Fruto de las casualidades

Se tienen dos padres, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, dieciseis tatarabuelos, etc...
Puedes ir retrocediendo y te darás cuenta que todos tus antepasados, todos, son supervivientes.
hubo un tiempo en que llegó la peste. La muerte iba de pueblo en pueblo, murieron muchos niños, en algunas familias murieron todos y en otras sobrevivieron uno, o quizás dos. Muchos de nuestros antepasados eran niños en esa época. Pues ninguno de ellos murió.
La posibilidad de que ninguno de tus antepasados muriera de niño era una contra miles de millones, porque no sólo se trata de la peste. Todos nuestros antepasados se hicieron mayores y tuvieron hijos, incluso durante las peores catástrofes naturales. Si que algunos padecerían grandes enfermedades, ero se recuperaron. En ese sentido hemos estado apunto de no nacer mil millones de veces. Tu ida se ha visto amenazada por insectos, animales salvajes, rayos, enfermedades guerras, incendios, inundaciones, envenenamientos e intentos de asesinato. Vamos, que cada vez que han volado flechas por los aires, nuestras posibilidades de nacer han estado bajo mínimos, y sin embargo, aquí estás!
Estamso hablando de una continua cadena de casualidades.
Por eso creo que tengo una gran suerte de poder vivir en este planeta contigo. Pienso que cada pequeño habitante de la Tierra tiene una enorme suerte
- ¿Y que pasa con los que no tienen tanta suerte?
- Ellos no existen. Nunca han nacido

El secreto del Solitario
Jostein Gardner