Noticia


lunes, 26 de septiembre de 2005

DESIDERATA

Camina placidamente entre el ruido y las prisas, y recuerda la paz que puede haber en el silencio.
Siempre que sea posible, sin rendirte, llévate bien con todas las personas.
Di tu verdad claramente y con serenidad; y escucha a los demás, incluso al torpe y al ignorante; también tienen una historia que contar.
Evita a las personas ruidosas y agresivas: son vejaciones para el espíritu. Si te comparas con los demás puedes volverte vanidoso o amargado, pues siempre habrá personas mejores y peores que tu.
Disfruta de tus logros tanto como de tus planes. Conserva el interés en tu profesión, por humilde que esta sea; es una posesión real en los turbulentos cambios de la fortuna.
Sé precavido en los negocios, porque el mundo está lleno de astucias. Pero que esto no ciegue tus ojos ante la virtud que existe; muchas personas luchan por altos ideales, y en todas partes la vida está llena de heroismo.
Se tu mismo. Sobre todo no finjas afecto. Tampoco seas cínico con el amor; porque ante la aridez y el desencanto, es tan perenne como la hierba.
Acepta mansamente el consejo de la edad, y renuncia con elegancia a las cosas de la juventud.
Nutre la fortaleza de tu espíritu, para que sea tu escudo ante la desgracia inesperada. Pero no te turbes con negras fantasías. Muchos miedos nacen del cansancio y la soledad.
Mas allá de una sana disciplina, se suave contigo mismo. Eres una criatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas; tienes derecho a existir. Y tanto si lo ves claramente como si no, el universo evoluciona tal como debe. Por lo tanto, vive en paz con Dios, no importa como lo concibas. Y sean los que sean tus afanes y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida, vive en paz con tu alma. Con todos sus fraudes, su rutina y sus sueños rotos, es un mundo hermoso. Se alegre.
Lucha por ser feliz.

Max Ehrmann

7 comentarios:

sabelu dijo...

uff me ha impactado, así que buscando Max Ehrmann, encontré esto otro (no es suyo).

LOS NIÑOS APRENDEN LO QUE VIVEN

Si un niño vive con las críticas, aprende a condenar.

Si un niño vive con la hostilidad, aprende a pelear.

Si un niño vive con el ridículo, aprende a ser tímido.

Si un niño vive con la vergüenza, aprende a ser culpable.

Si un niño vive con la tolerancia, aprende a ser paciente.

Si un niño vive con el aplauso, aprende a confiar.

Si un niño vive con el elogio, aprende a apreciar.

Si un niño vive con la seguridad, aprende a tener fe.

Si un niño vive con la aprobación, aprende a gustarse.

Si un niño vive con la aceptación y la amistad, aprende a encontrar amor en el mundo.

El semielfo dijo...

Este ha sido el texto que mas hen leido en los ultimos años.Un beso

aquistoy dijo...

Sabelu, ésto es muy cierto, incluso para los adultos...nunca dejamos de crecer y de formar nuestro carácter, pero qué duda cabe que la infancia nos marca...
Ésto lo había leído antes y me dejó tan pensativo como hoy. Gracias

libertad dijo...

Casi siempre intento tener presente a Max Ehrmann. Gracias por recordármelo Ráfaga y Sabelu...es una delicia y contagia tanta energía...

libertad dijo...

Por cierto, mira que sois...un lugar???

Laura dijo...

gracias ráfaga por volver a poner delante mia este texto...viene bien leerlo de vez en cuando.

Nostak dijo...

Pues yo no lo conocía,

así que copypaste pal pc.

:D