Noticia


domingo, 30 de julio de 2006

Ripios (intervacacionales)

De tanto llorar
se le secaron los ojos
también se le secó el alma
y se le secó el corazón.
Ya no quedan
nada más que los despojos
de lo que somos
de lo que erais
de lo que son