Noticia


lunes, 27 de noviembre de 2006

Cuenta la leyenda
que hace mucho mucho tiempo,
un turista americano fue a la ciudad de El Cairo,
con la finalidad de visitar a un famoso sabio.
El turista se sorprendió al ver
que el sabio vivía en un cuartito
muy simple y lleno de libros.
Las únicas piezas de mobiliario
eran una cama, una mesa y un banco.
¿Dónde están sus muebles?
-preguntó el turista.Y el sabio, rápidamente,
-tambien preguntó:
-¿Y dónde están los suyos...?
-¿Los míos? - se sorprendió el turista.
¡Pero si yo estoy aquí solamente de paso!
- Yo también... - concluyó el sabio.


La vida en la tierra es solamente temporal...
Sin embargo, algunos viven como si fueran a quedarse aquí eternamente y se olvidan de ser felices".

"El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden.
Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables."

4 comentarios:

paradoxus dijo...

Muy cierto. La felicidad no está en las posesiones tangibles. La única ambición en la vida debe ser la de espíritu, la de enfrentarse con uno mismo constantemente en lucha eterna que llene todos los vacíos.
Buen blog.
1 saludo.

Lorena dijo...

Gracias por poner esto en el blog. Me ha encantado. Un beso

dulcinea dijo...

..yo espero que algunas cosas de las que me pasan duren poco en el tiempo y sean menos intensas...pero...tomo nota...¡¡

libertad dijo...

...por eso tú viajas ligero de equipaje. Un beso