Noticia


lunes, 7 de junio de 2010

Coincidencias

Cada mañana cuando voy a trabajar, cuando salgo por la puerta de casa, como una oración, me viene una reflexión absurda sobre algo. Me pregunto porque todas las mañanas hay un charco en el ascensor y me imagino como Amelie elucubrando cual es el motivo del charco, llegando a hipótesis que dan para una película, escucho el sonido de la mañana y se me ocurre un poema que luego me prometo a mi mismo que debo recordar para escribir en el blog.
Pienso hoy por la mañana, que no he salido de casa, que no he visto el charco en le ascensor ni sé que día hace, que debe ser este momento el ideal para escribir posts en el blog, pero desgraciadamente también es el momento en el que no tengo el ordenador delante