Noticia


sábado, 12 de junio de 2010

Pensamiento negativo

A un joven se le pinchó una rueda en una solitaria carretera secundaria a altas horas de la noche.
Cuando fue a cambiar la rueda, miró en el maletero y descubrió que no tenía gato con el que levantar el coche.
Entonces decidió emprender un camino hasta la primera casa que encontrar en la que pudieran prestarle uno.
Cuando vislumbró las luces de la primera granja empezó a pensar:
"Es muy tarde y está muy oscuro ¿Qué va a pensar el tipo cuando en mitad de la noche alguien llame a su puerta?Seguro que se enfada y me trata fatal"
Cuanto más se acerca a la casa, más nervioso se pone.
"Segur que me dice que me marche. Es más, seguro que empieza a despotricar y a gritarme. Además ¿Por qué iba a tener un gato en casa? Seguro que no tiene gato"
Pero el joven seguía dirigiendo, sin ninguna otra opción, sus pasos hacia la casa.
"Me va montar un número, pensará que lo del gato es una excusa y que le queiro robar, pesará que soy un indigente, y a lo mejor incluso me recibe con la escopeta"
Sigue pensando ideas similares, y convencido de que el encuentro será un desastr, pero se arma de valor, se acerca a la puerta y llama. Un granjero sale y dice:
- Buenas noches, ¿Qué puedo hacer por usted?.
Y el hombre le contesta gritando:
- ¿Sabe lo que le digo? Que se puede meter el gato por donde le quepa!