Noticia


miércoles, 25 de enero de 2012

A qué huele la vida?

Me aferraba a la vida que se iba
No con urgencia pero si con la prisa que da
el saber que se escapa lentamente la vida.
Aún así la vida seguía al mismo ritmo
indiferente a mi devenir, a mi lento vivir
o a mi lento morir. No sé
La vida me quiso dar una oportunidad más
de darme cuenta de lo que se me escapaba
y me dió un hijo, un hijo que viniera a cubrir el vacio
que dentro que poco dejaría yo.

Apenas hacía unas horas que había venido a la vida
y reposaba en mis brazos tranquilos.
Lo acerqué a mi cara para sentirlo,
para verlo de cerca, como si quisiera conocer
cada uno de los poros de su piel.
Lo besaba lentamente esperando
absorber el sabor de su piel en mis labios
y respiraba lentamente
para lentamente oler
cual era el olor que desprendía la vida