Noticia


lunes, 20 de febrero de 2012

Bocaito en el cuello

Aun no habia amanecido la primavera

el frio abrigaba nuestros pensamientos,

pero tu larga melena fluyendo por uno de tus hombros

dejaba al descubierto tu cuello largo y desnudo

de manera impropia a este momento del año.

Un sueter, o una camisa sin cuello,

o no se muy bien que debias llevar

descubrian un cuello que visto desde detras

invitaba al pecado

a arrimar los labios hacia el

a olerlo y a morderlo suavemente por un lado.

No, no queria nada mas

solo morderlo lentamente, imperceptiblemente

y saborear el placer de tu cuello