Noticia


jueves, 27 de octubre de 2005

Atolondramiento

Ayer fui a escuchar a Sabina (en otro post lo contaré), con toda la poesía que ello me inspira y toda la impotencia que me produce que todo aquello se acabe; también se murió poco antes la madre de una amiga, a la que hace mucho tiempo que no veo, pero que creo que debería ver mucho más; y otra amiga me ha dicho que está mal, muy mal, que ha tocado fondo, y que está en lo más hondo...
Y yo mañana me voy de viaje.
Las tres cosas me producen ganas de escribir, más que ganas, la necesidad. Irme de viaje no, irme de viaje esl o que me apetece hacer ya. Mi alma es un volcán de sentimientos al que no logro dar salida, regurgitan los buenos y malos momentos a borbotones.
No sé por donde empezar, no sé que debo hacer; no sé nada. Porque todo esto me pilla con mucha falta de tiempo y con muy pocas ganas; desorganizado y aturdido por el barullo del hoy.

Poco a poco.
quizás lo que necesitaba hoy, ahora, era sólo contarlo.

1 comentario:

Laura dijo...

A veces contarlo es el principio joven padawan...