Noticia


lunes, 22 de diciembre de 2008

Zapatos

Me miro los pies en la semioscuridad
o en la semivisión de mis ojos al amanecer;
no se si me pongo los zapatos o me los quito,
lo que si que veo son las huellas del polvo
que dejaron tus botas anoche sobre mis pies,
cuando aún era consciente de que
o tu no sabías bailar aquel baile,
o era yo el que ya estaba más perjudicado de lo que esperaba.
Pero recordaba esta mañana, este amanecer,
de las primeras veces que te vi,
cuando me aseguraste que por los pies,
por la limpieza de tus zapatos te conocerían,
tus pies dirían quien eres,
por más que tus palabras dijeran lo contrario.
Sólo había que fijarse en mis pies
para reconocer que no estaba viviendo
el momento más feliz de mi vida