Noticia


martes, 17 de marzo de 2009

Encuentros en la tercera fase

Te huyo,
no se si me persigues, si te odio o si me das miedo
sólo sé que te huyo.
Y por que veo que no nos hemos encontrado
tengo que creer que tu me evitas.
No terminamos muy bien nuestra última conversación
y no eran muy optimistas tus intenciones
nuestras intenciones
ni parecían querer arreglar nada.

Sin embargo hoy nos hemos encontrado.
Yo terminaba de mirarme al espejo antes de entrar en el baño.
Cuando ví la sombra en la puerta entreabierta de que alguien se acercaba.
No me gusta que me vean hurgarme en el lavabo
así que me dirigí hacia uno de los dos retretes para esconderme
antes de volver frente al espejo a mirarme.
Entraste tu, mierda!. Te vi y tu me viste.
Yo no podía dar media vuelta atrá, se hubiera notado mucho
y tu tampoco, paraste, podrías haberla dado
pero algo dentro de ti te decía que debías entrar.
Oí tu premura por la necesidad que te invadía.
Lo siguiente, sin ser escatológico
fueron tus acordes intestinales
dándole salida a toda tu creatividad.
Empecé a sonreír,
y no pude contener una carcajada
que había enviado a la mierda
toda la distancia que nos separaba