Noticia


lunes, 2 de marzo de 2009

Ruego

Ella había necotrado a su alguien
creía estar enamorada,
y quizás lo estaba.
Feliz, lo veía dormir a su lado,
y rogó que ese hombre fuera feliz,
prometió que ella haría lo que estuviera en su mano
para que aquel hombre fuera feliz,
juró estr siempre dispuesta a satisfacerlo.
A continuación también se durmió.
Cuando despertó estaba sola, él se había ido.
Sus ruegos se habían cumplido