Noticia


lunes, 6 de abril de 2009

Frente al espejo


Me miro y me sorprendo...
hace tiempo que no me veo.
Mirar es fácil, lo complicado es ver,
y aquí estoy, frente al espejo reconociéndome.
Más libre, más suave, mas viejo...
una fruta madura, lista para comer.
Apurado por no perder el tiempo,
el encanto, el presente…
Sé que cada segundo lo veo partir sin poderlo retener.
Cuarenta otoños,
con sus frías calles y sus desteñidos colores.
¡Soy yo!
El que cuarenta veces esperó tranquilo,
soñó despierto y sobrevivió;
el mismo que agradeció el invierno
sólo por el placer de abrazar la primavera