Noticia


viernes, 17 de abril de 2009

Parabola

- Toda palabra y toda imagen que se emplee para referirse a Dios, tiene más de falseamiento que de descripción
- Entonces ¿Cómo puede hablarse de Dios?
- Por medio del silencio.
- Y si es así ¿Por qué hablas tu con papabras?
El maestro le contestó:
Cuando yo hablo, no debes escuchar las palabras. Escucha el silencio