Noticia


domingo, 20 de noviembre de 2011

Tus mensajitos

A pesar de mi interés nunca supe de ti cuando quise.
Siempre era yo el que te llamaba,
y aun cuando nos llevábamos bien,
lo único que conseguí fue que me lo cogieras de vez en cuando.
Luego empezó el mundo virtual.
Nunca estabas conectada cuando yo te buscaba
y cuando estabas conectada, no respondías, estabas ausente a mis palabras.
Cuando querías hablabas aunque no estuvieras conectada.
No podía dejar de hablarte cuando me hablabas,
no sabía devolver el silencio porque necesitaba tus palabras.
Ahora todo eso pasó, me acostumbré a tus silencios
y dejé de esperar que aparecieras.
De hecho nunca más apareciste, pero no lo llevo mal.
A veces me sorprendo cuando veo un mail tuyo en mi buzón
me sorprendo tanto como ver un perro azul.
Me acelera un poquito el corazón
sin embargo cuando lo abro solo descubro
que tu ordenador tiene un virus
y que de vez en cuando se lo envías a tus contactos
A los mismo a los que nunca enviaste un correo.