Noticia


jueves, 17 de febrero de 2005

El tendón de Aquiles

No nos damos cuenta de lo que necesitamos cada uno de los músculos que tenemos en le cuerpo hasta uqe nos falta
Sé que no es ninguna verdad descubierta por mí, pero a propósito de los casi 60 días que llevo sin poder andar como Dios manda, pues me he fijado en lo que implica a veces la carencia de una mierda de tendón.
Mi primera dificultad era la de saber como iba a ir al WC sin apoyar una pierna que debes llevar estirada. Sé que miles de personas se ven en la misma circunstancia cada día,pero seguro que no son tan torpes como yo, y lo importante no era tanto sentarse sino levantarse.
La segunda de mis dificultades fue aprender a andar con muletas. A subir y bajar escaleras con el pie tieso (quizás no sea difícil, pero no olvideis que yo soy torpe de cohones)
Pero a todo se acostumbra uno. Esta claro que el mundo no terminaba ese día, así que hemos ido haciendo.
Otra de mis grandes dificultades ha sidola de mezclar enfermedades, por que... ¿Quién no ha pasado un atisbo de gripe estos meses? Pues yo no quise ser menos. Y ahi estaba yo, con mis manos ocupadas en las muletas y los velones cayéndome de la nariz, sin poder hacer dos cosas a la vez.
Pero la prueba de fuego la tenía cuando iba a estornudar, a veces casi sin previo aviso... Como un aviso de bomba eso suponía dejar caer las muletas, apoyarme en la pared y ampararme al primer santo que me viniera a la cabeza. Entocnes aparece el terremoto. Estornudo a la pata coja, y a volver a reponerse, recoge las muletas como puedas y a andar.
Ahora si me preguntan cual es el miembro más importante del cuerpo no tengo dudas en decir que son las piernas, porque estas también te anulan los brazos, que se ven prolongados en muletas y que impiden llevar cualquier cosa.
Pero esa es mi opinión.
Ayer me dí cuenta que no era así. Llegó al centro de salud una sordo muda, llevaba un esguince en la muñeca, algo que parece lo más trivial del mundo. Pues a la chica le habían hecho una desgraciada, porque no podía decir ni lo que le dolía. Es verdad que venía con otro chico que entendía el lenguaje de los signos, pero es que la chica, además de no poder escribir, tampoco podía hablar con las manos.
Y es que hay que joderse con los miembros del cuerpo