Noticia


lunes, 11 de julio de 2005

la primera vez

El primer salario es como la primera mujer:
la falta de costumbre te hace creer que es un obsequio excesivo,
pero con el paso del tiempo te das cuenta que no tienes suficiente