Noticia


martes, 13 de junio de 2006

Nada es importante

Ahora que creía que era feliz, que mi máxima preocupación era saber que ropa ponerme hoy, o donde iba a pasarl as vacaciones, que diablos iba a escribir en el blog, o si tendría tiempo de comprarme esos zapatos que vi, si quedaría con aquel amigo o contigo. Hoy que sólo se me ocurre ponerme trágico o romántico en pensamientos o en sentimientos, me ocurre lo peor, y es que las desgracias no me pasan a mí, sino a las personas que más quiero. Y eso es un golpe para el que no estaba preparado. No me imaginé los daños que podía hacerme la vida, haciéndote tanto daño a ti. No me imaginé que en un instante te fuera a cambiar tanto la vida, hoy que te levantaste tan bien, y ahora estás tan mal, y de forma irreversible. No me imaginé que me fuese a afectar tanto que la vida te cambiara.
Y es que sigo sin estar preparado para los costalazos que me da la vida.
Quizás el consuelo que me queda es pensar que seguimos vivos,
quizás no como nos gustaría, pero seguimos vivos,
capaces de sentir: de reir, de llorar, de vivir
y de decidir cuando queremos hacer o deshacer con nuestra vida.
Pero la vida pierde sentido a marchas forzadas.
Ayudame a darle sentido, de nuevo, a mi vida.

3 comentarios:

libertad dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

¿A quién le escribes?
Si es a mí, podría darle sentido a tu vida, pero es que no lo sé.

Rafaga dijo...

Como no se quien eres, tampoco sé si te escribo a ti