Noticia


martes, 24 de octubre de 2006

A veces la vida me mira de reojo, se ríe de mí,
me escupe a la cara
me acerca los placeres, y los recoge
cuando voy a alcanzarlos.
La miro a la cara y juega conmigo
me dice que no, y luego que sí.