Noticia


jueves, 17 de julio de 2008

Andrea

Apareces, apareces y resoplo;

no te había dado ningún papel en mi día.
Eres de las personas que nunca invitaría;
pero esta claro que el mundo no es mío
ni yo elijo a las personas.
Me vas a joder el día.
Todas mis pespectivas estaban apuntando a otra,
a otra, todo sea dicho, que está muy buena,
pero que ni sabe que existo... y no es porque no hayamos coincidido.
Yo estoy solo, elaborando la estrategia que me acerque a ella,
pero entonces llegas tú, te acercas indiscriminadamente,
sin ningún discernimiento, sin ninguna vergüenza,
me abrazas sin yo quererlo y me transmites que no estoy solo
que no eres tu quien me necesita sino que soy yo
me averguenza que me vean así, abrazado a la fragilidad
que tu transmites.
Entonces ella, por fin te mira, o me mira, o nos mira
se le enternece la mirada. ¡Ya está!
Pero ahora, ahora me da igual,
porque he encontrado el amor que buscaba.