Noticia


martes, 1 de julio de 2008

Apuestas

A veces las cosas no salen como uno espera
se imagina otro camino, otro final.
A veces no nos damos cuenta que nuestro camino es una apuesta
no nos damos cuenta que es una apuesta que puede terminar mal.
Hoy aposté a rojo y salió negro, y perdí;
y me sorprendí tomándomelo bien;
después de tanto esperar este momento
titubee, dije la palabra que yo creía correcta y...
meccccccccc. ¡Error!
Gracias por participar y hasta otra ocasión.
Y he pensado que no pasa nada, que no va mi vida en ello
ni ella es la única mujer del mundo, ni esa falda me va a cambiar la vida
ni ese examen que no aprobé iba a solucionármelo todo.
Que no pasa nada, que unas vacaciones en casa tampoco son el fin del mundo
ni todas las veces van a salir las cosas como uno quiere.
Y es que a veces se me olvida que no vivo solo;
se me olvida que tengo que brincar con la ilusión de ser feliz
porque ya habrá alguien, cualquier situación,
que se encargará de joderme el día.