Noticia


lunes, 18 de mayo de 2009

Mario

Sin lugar a duda Mario fue mi poeta preferido.
No es porque se haya muerto, y haya que ponerlo por las nubes
es que para mí, nadie escribió como escribía él,
y ya podemos irnos a Machado y a la generación que se quisiera.
Nadie era comparable a Mario.
El primer poema que me gustó,
del que tengo recuerdo que me gustara,
pero no de Mario, sino el primero,
lo lei en Galerías Preciados, en uno de esos paneles
donde se acumulan posters,
unos con citas bonitas,
otros con mujeres en pose sensual,
para hacer de calefacción en ardientes habitaciones.
allí leí mi primer poema,
el primero que me lleó al corazón.
No sé el tiempo que estaría leyendo
intentando memorizar aquellos versos
hasta que fui a casa a por un boli y un papel
para copiarlo: Hagamos un trato, me decía un Benedetti
del cual yo no conocía ni el nombre.
La poesía había llegado a mi corazón de manos de Mario.
Desde allí hasta que cayeron en mi alma los versos de amor
y sus palabras con los jóvenes:
Balada del mal genio
Bienvenida
Corazón coraza
Fragmentos
Hagamos un trato
Informe sobre caricias
Los dos, formales y frios
Lovers go home
Mucho más grave
No te salves
Soneto a una mengana
Táctica y estrategia
Te quiero
Viceversa.
Sus actuaciones como poeta alemán
en alguna película de culto,
su voz, la mejor voz para leer sus versos.
Sus novelas...
No hay palabras para dar las gracias por que me infundó la vida
porque me ha hecho sentir vivo.
Gracias