Noticia


sábado, 30 de mayo de 2009

Saldar deudas

Un pequeño cuento:
Es agosto en una pequeña ciudad de costa, en plena temporada; cayó una lluvia torrencial e hizo que varios días la ciudad pareciese desierta. Todos en la ciudad empezaron a endeudarse y vivían a base de créditos. Por fortuna, llegó un ruso forrado y entró en un pequeño hotel con encanto. Pidió una habitación. Pero auntes quiso verlas, así que puso un billete de 100€ sobre la mesa del recepcionista para que le dejase ver las habitaciones y subió a verlas.
El jefe del hotel agarró el billete y salió corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.
Éste cogió el billete y corrió a pagar su deuda con el criador de cerdos.
A su turno éste se dió prisa a pagar lo que le debía al proveedor de pienso para animales.
El del pienso cogió el billete al vuelo y corrió a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga.
En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.
La prostituta cogió el billete y salió para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado.
Fue en ese momento cuando bajó el ruso, que acababa de echar un vistazo a las habitaciones, diciendo que no le convencía ninguna, cogió el billete y se largó.

Nadie en la ciudad había ganado nad ade dinero,
pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!

MORALEJA: SI EL DINERO CIRCULA, SE ACABA LA CRISIS