Noticia


sábado, 2 de mayo de 2009

Quien madruga, Dios le apoya

Me levanto pronto, diligente
no espero un segundo en la cama.
Todo tiempo que pase levantado
es tiempo regalado a mi vida.
Salgo antes de casa para llegar antes al trabajo
para tener más tiempo para hacer bien mi trabajo.
Me encuentro con el vecino del segundo
¿Tan pronto? Le pregunto como está él,
le pregunto que tal está su esposa.
Me dice que se separó.
Le digo que bien hecho porque era un poco zorrón.
me cuenta que volvieron luego.
¡¡¡¡¡Bien!!!!!
¿Para qué madrugas?
¿Para cagarla antes?