Noticia


miércoles, 7 de marzo de 2007

Solo

Se apagan las luces
hace ya un rato que cesó el ruído
el sonido de los decibelios.
Salgo de nuevo al escenario
pero sin adrenalina
y sin ruido
sin luces
y sin prisas.
Todo el mundo se ha ido,
ya no estás tu
ya sólo estoy yo
y mi soledad.
Y como un viernes cualquiera,
al salir del trabajo,
me dejo caer sobre el escenario
y me pongo a llorar en silencio
desbordado,
muerto de miedo y de rabia
de estres, de nervios y de errores...
en todo caso muerto
muerto
y después de las lágrimas y el llanto
después de que mi sueño
se haya ido, y me haya quedado solo,
solo, solo me duermo