Noticia


domingo, 15 de junio de 2008

Noche inhóspita

Aún no ha llegado la noche
y sin embargo tu sabes que va a ir mal;
la imaginas larga como luego será
dura, e inhóspita.
Esperas la noche, como Jesús el jueves santo
como el que se sabe moribundo a la mañana siguiente
con los nervios del fin de año, pero sin fiesta.
Atardece, y te imaginas el suelo duro abrazando tus salientes huesos,
imaginas el frío que te cala, y el sueño que no te deja dormir
Anochece y los dolores empiezan, el malestar constante
y las ganas de morir, de que todo esto se acabe cuanto antes;
viene la oscuridad acompañada de los gritos de reproche
del chillido del malestar, del por favor que termine la noche o termine la vida.
Y amanece y cuando amanece te descubres dormido;
no recuerdas en que momento, pero dolorido, conciliaste
por el dolor quizás, el sueño.
Te despiertan los rayos de sol, el canto de un pajaro
y te reconoces vivo, cual soldado tras la batalla, desmayado entre los muertos;
y parece que todo lo que anoche te acompañada, el presagio de lo peor
no fue nunca, porla mañana tan malo, sino solo el recuerdo de que lo peor
lo peor está por pasar