Noticia


lunes, 9 de junio de 2008

Tu presencia


Paso aunque no me venga de paso por delante de tu panadería;
pero yo paso por tu acera, un día y otro día.
Y te miro, y tu me miras, me robas una sonrisa
y aunque no lo pareciera, retomo la vida sin prisa.
Todo cobra sentido, todo retoma su orden
y vivir por lo vivido, y pasear por el borde
de los días de puntillas, soñando con otro día
con volver a verte al llegar el medio día.
Tus manos abrazan el pan que vendes con tu trabajo
Tu trabajo es amasar, enternecerme la vida
flotar a ras de la calle, abrir entre mis momentos
una pequeña herida, que me recuerde que vivo
y que tu vives y das vida.