Noticia


martes, 27 de enero de 2009

Un nuevo profeta

Año 1072.
A cientocuarenta kilómetros de Cheliábinsk,
ciudad rusa al norte de Kazajstan,
nace Igor, el hijo de Dios,
una nueva ofrenda para que el mundo se convierta,
en los lugares más pobres.
Igor nace hijo de unos campesinos, cerca de la estepa.
Los inviernos son duros, muy duros
y Igor no resiste el cuarto de sus inviernos.
Nos deja sin que nadie más que sus padres
supieran quien era su hijo
tras el anuncio del angel,
o creyeran al menos saberlo,
pues ya n osaben si fue verdad
o el fruto de una alucinación
la presencia de aquel angel
que les anunció que engendrarían
a otro hijo de Dios.
Nos deja de nuevo un hijo de Dios
sin que nadie supiera,
nada más que sus padres,
que había estado allí