Noticia


sábado, 5 de marzo de 2005

Brummel II

Que lo que dije el otro día...
que va a ser que no.
Desde que escribí eso, he decidido mirar lo que hacen los demás. Yo usualmente llevo un libro encima (son mis fases autista, que diría mi querida "Cardito"), pero la verdad es que no soy el único, últimamente todo el mundo lee, parecen enfermos, como poseidos por un concurso donde es imprescindible terminar no sé cuantas páginas antes de llegar a tu parada. Además me sorprendo viendo leerse libros que yo ya he leído, y que me apetece empezar una conversación, preguntar por dónde van, si les está gustando el libro y por qué. Luego dirán que este país no tiene cultura literaria, yo creo que si la tiene. Es verdad que puede ser que forme parte del autismo colectivo al que nos sometemos junto a los walkman que acompañan a otro 80 % de los peatones o usuarios del metro. Pero, bendito sea ese autismo si es un si a favor de la lectura.