Noticia


lunes, 8 de mayo de 2006

El silencio

Al salir esta mañana de casa pude escuchar un silencio inusual,
se podía escuchar el canto de los animales que conviven en mí
La resaca de la felicidad hizo que todo en mi andara aún descansando,
que la vida estuviera en silencio, y que la gente se moviera muy lenta.
Habían desaparecido de las avenidas, los coches, los ruidos... todo.
Entonces pensé:
Si eres capaz de estar en silencio podrás oír el murmullo de la tierra,
el suave roce que produce cada segundo al girar