Noticia


jueves, 28 de diciembre de 2006

Dudas

Llegado este momento de reflexión navideña,
de hacer balance de lo bueno y malo - que decía la canción -,
a mi me da por plantearme axiomas básicos de mi fe
y mi fe se tambalea.
Mi reflexión se origina el día de nochebuena
en la misa del gallo, y allí se produce mi revelación:
¿Misa del gallo? ¿Por qué del gallo?
¿Pero no nacía Jesús? No, pues no, nace un gallo
y entonces empiezo a dar vueltas a mi cabeza
y aparece una nueva teoría que parece tomar forma
a partir de seis nuevos supuestos que dan luz a esta nueva religión.
Primer supuesto: Veo el belén y veo al niño acostado en un nido
en vez de meterlo en una cuna. Un nido de paja.
Segundo supuesto: A su madre le rezan "Ave Maria"
Joder! Pero no era una mujer?
Por qué le llaman entonces "ave"?
Además, tercer supuesto,
dicen que María, el ave esa,
concibió por obra del Espiritu Santo
¿Y quién coño era el espíritu santo?
¡Una paloma!
Así que lo de que es un hombre...
¡Y un huevo!
Mi cuarto supuesto:
¿Por qué conocemos a Jesús?
Porque era un piquito de oro
Y ¿quienes tiene piquito?
¡Los pájaros!
Mi quinto supuesto es el siguiente:
¿Qué le pasó a Jesús cuando murió?
Ascendió a los cielos
Y que yo sepa entonces pocos aviones había
así que o vuela, o le llenan el culo de helio
Y los únicos que vuelan son los pájaros.
Así que...
Pero el supuesto definitivo viene
cuando reviso la trayectoria de su vida
¿Mujeres? Ninguna, ¿novias? Ninguna
Coño! Este tipo tiene pluma
Y quienes tienen pluma?: ¡Los pájaros!

Tenemos que reformularnos la vida
y dejar volar un poco más nuestra imaginación
si queremos llegar a ser como él