Noticia


lunes, 11 de septiembre de 2006

Literatura

Entonces yo quería ser cirujano, cirujano estético, porque había visto una serie en televisión donde una mujer desfigurada volvía con un rostro nuevo a la vida. Y yo quería ser constructor de nuevas vidas, pero aquel día mi vida dió un vuelco.
Estábamos en clase de literatura y había que realizar una entrevista. Unos se la hicieron a snoppie, otros a la estrella futbolística del momento, pero yo... yo se la hice a un compañero de clase.
La suerte o la desgracia hizo que la tuviera que leer en clase. Me la había inventado, ni tan siquiera era real, ni esa persona siquiera sabía que él era el protagonista de mi historia, pero yo era así de cabrón ya entonces.
El profesor me preguntó: A quién le has hecho la entrevista
- A Paco Roca - le contesté yo mientras le miraba a la cara y veía como su rostro pasaba por veinte colores antes de convertirse en un cuadro de Miró.
Imagino que de haber habido cámaras que inmortalizaran ese momento ya se hubiera puesto en duda mi hombría.
El caso es que al terminar la entrevista cambiaron algo las cosas: Paco andaba sumido en un mar de lágrimas, unas veces de alegría, otras de risa, otras de agradecimiento, y otras... otras no sé de qué. El profesor tampoco escatimó en halagos hacia mí, y mi vocación cambió. Quise ser escritor.
Quizás todo ello justifica este blog, los resquicios de una vocación enfriada, las ganas de inventar pareciendo realidad, de los halagos y de las críticas.
No me importaron tanto las visitas que tiene este blog, ni los halagos en cuanto a "que bien escribes". Me interesaron más los comentarios positivos o negativos sobre lo escrito como si fueran verdad. Los que destilan rabia, metidos en la historia, o las llamadas por teléfono preocupadas por mi estado por lo que había escrito en el blogg, cuando yo estoy de puta madre y solo puedo justificarlo diciendo: "corassón, si sólo es literatura"

6 comentarios:

Estrella dijo...

Me temo que los que destilan rabia, no lo hacen porque estén metidos en la historia que cuentas, sino "a colación de" y por vivencias reales y personales. Y me temo que tu vanidad y tu pedantería llegan a afirmar que estás de puta madre, aunque sabes que tu comportamiento real (no literario) es despreciable y engañoso. No todo es un juego. No sabes dónde está el límite, y eso es grave, muchacho, sobre todo, para ti. Con esto termino mis intervenciones, tampoco merece la pena seguir pasando por aquí, cuando ni me conmueve ni me maravilla lo que escribes, únicamente es el único sitio del que dispongo para decirte lo que pienso de ti, poniendo comentarios a tus post.

dulcinea dijo...

Menos mal que cambiaste tu vocación CORASÓN...porque con esa zurda...no sé Yo...hubieses sido el "cirujano manostijeras", jeje.

Un beso DR. House.;)

libertad dijo...

Increíble.
B.

Estrella dijo...

Y por cierto, ¿sabe la chica con la que estás ahora, porque tú no eres de los que estás de puta madre solo, como eres capaz de comportarte, o ella todavía confía y no sabe que te dedicas a la "literatura" en un blog?

Rafaga dijo...

Estrellita, corasson, por supuesto que la que chica con la que estoy ahora sabe como soy capaz de comportarme, porque... ¡¡¡que lo sepa el mundo!!! La chica con la que estoy ahora se llama....


¡¡¡Estrella!!!

Besos
PD No te des el lujo de no escribir, tus comentarios provocan mucho más comentarios (y si realmente lo único que pretendes es decirme algo, llámame, si se supone que me conoces tanto)

Rafaga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.