Noticia


jueves, 30 de marzo de 2006

Anochecer en Sierra Leona

Esta mañana cuando me levanté, todo parecía normal, pero cuando fui a coger las llaves para salir de casa, me paré un segundo y sin pensarlo mucho algo me dijo que cogiera las llaves del coche y dejara el maletín de trabajo.
No me pregunteis porque pero al rato estaba en el aeropuerto mirando el panel de vuelos, buscando el más raro, el más alejado, y sin decir a nadie que no iría a trabajar, sin darle las llaves de mi casa a los vecinos para que me regaran las plantas, o dieran de comer al gato, sin dar explicaciones a nadie, porque nadie tampoco me las pide, saqué un billete para Freetown, al pasar el control de aduanas, dejé caer mi teléfono movil en la primera papelera que encontré (Que dificil es encontrar una papelera en los aeropuertos, por cierto) y me largué.
Mis padres no saben que estoy aquí, mi exmujer tampoco, la chica que esperaba mi llamada, sé que tendrá la cautela de esperarla una semana más hasta descubrir que desaparecí de todos los sitios en los que podría estar, el hijo que tuvieron mis amigos por mí tampoco sabrá nada de mí, ahora que tenía la oportunidad de concoerme un poco mejor. Y a sabiendas que cuando vuelva no tendré trabajo y que le coche que dejé tan mal aparcado en el aeropuerto no estará, que el piso estará subastado por falta de pago, u okupado, o... que más me da, como si le han pegado fuego.

Nadie me echará de menos más de unos cuantos días, lloraran, me harán un funeral ordinario, muy alejado de lo que iun día dije que podrían hacer y... bueno, que más da. Forma parte de otra vida que ya no está

Quise suicidarme, pero no me atreví, así que decidí quitarme del mapa, del mapa que todo el mundo conoce. Y temeroso de que luego no hubiera otra vida, me decidí a inventármela yo.
Aquí lo único que tengo es dinero; no conozco ni el krio, ni el mende, ni el temne, ni ninguno de los putos idiomas que existen aquí, pero mi breve inglés de momento me basta, porque tampoco tengo interés de hablar con nadie.
Vengo de ver mi primer anochecer en Sierra Leona, donde los olores de los que hablaba ayer han cambiado tanto, huele tanto a tan distinto, y caía el sol y caían mis lágrimas de tristeza y de felicidad y de empezar una nueva vida alejado de lo que tanto me ató y desde cero, sin nada que perder, porque no tengo nada que perder.
Respiraba hondo, me senté en el suelo y dejé pasar el tiempo, disfrutando de mi primer anochecer

Bueno, quizás no me haya ido
pero no será por falta de ganas
sino más bien por cobardía

3 comentarios:

Lorena dijo...

Eso que dices no es verdad, yo si que te echaría de menos más de unos pocos dias. Me alegro que no te hayas ido. Y no te preocupes que te regalaré una caja de palotes si eso te va a hacer sentir mejor!!! jajaja!!!

Anónimo dijo...

No puede ser

Dulcinea dijo...

Escribí el jueves de madrugada un mensaje aquí mismo, pero como iba un poco perjudicada...(ya sabes que me encantan las fiestukys de los jueves...), pues no sé..supongo que no le di a Publicar, o ...vete tú a saber.(especulaciones...se me ocurren miles)
EL caso, es que no quería dejar de compartir esa sensación tuya que a mi también me invade de vez en cuando, y que expreso de forma más vulgar con mi archiconocido...A TOMAR POR CULO¡¡, y por ello y puesto que has hecho público este pensamiento, quiero "publicar" yo también este trocito de canción (de los Celtas), donde expresan muy bien lo que he sentido al leer tu post.

Con permiso de ellos y con el tuyo...

..."No me cuentes nada,
no te quiero escuchar,
deja sólo que la ira
se pueda suicidar....

...solo por un día necesito escapar
conseguir que los problemas
no puedan respirar
poner a bajo cero
el corazón del dolor
sacar fuera del campo
al miedo de un patadón

Cógete a mi mano,
vamos a compartir
el futuro del pasado
y las ganas de vivir..."

....Ráfaga...que te pierdas una fiestuky....vaaaaaaaaaleeeeee
pero como te vayas a SIERRA LEONA...

TE MATARË CON MIS ZAPATOS DE CLAQUË
¡¡ qué lo sepas¡¡

Dulces besos.