Noticia


miércoles, 8 de marzo de 2006

Inmenso en la vorágine, me puse a llorar cuando empezaron a sonar los acordes del himno, y lejos de despertárseme un sentimiento patriótico, me sentí solo.
Solo sentí que la vida se escapaba, y que rodeado de mis amigos me faltabas tú.
Y pensé lo idiota que había sido al dejarte ir, al dejarte escapar.
Me daba cuenta por un segundo que todo lo que hacia
ya no tenía ningún sentido
y me dejé morir
y me dejé llorar
y llevarme por el momento
porque nada me importaba
porque tu ya no estabas a mi lado

2 comentarios:

Dulcinea dijo...

Mi reflexión de "esa" sensación....uhmmmmmmm...la pongo en forma de canción...

"Guardas los suspiros de corazones rotos
y todas las miradas de los hombres que se sienten solos,dejas que la luna por la noche te toque un poco, con la lucecita que ilumina los sueños locos".

....Maldita Mascletà¡¡¡....

Anónimo dijo...

o bendita Mascletà...las cosas que nos conmueven no son malas, al menos en ese instante