Noticia


martes, 14 de marzo de 2006

Tu presencia

Su presencia se me había colado en mi cotidianeidad
y el día que no vino, me faltó algo. Me sentí solo.
Y me sentí solo hasta que un día cualquiera
la vi aparecer de nuevo.
Y entonces me sentí tonto