Noticia


lunes, 20 de marzo de 2006

Renuncia

Nunca lo he tenido que hacer
siempre he sido muy cabezón,
lo que he pretendido
lo he conseguido
nunca abandoné objetivos
nunca renucié a nada
Porque hubiera supuesto
no saber por donde seguir.
Hace 5 años, menos un día
renuncié a seguir
renuncié a seguir andando
a pararme,
porque el camino se hacía muy duro
y por primera vez valoré
¿Para qué seguir?
¿Por qué era tan importante llegar a la meta?
Y vi que ni era importante
ni merecía la pena el sacrificio, y me paré.
Hoy esta mañana me pasó lo mismo
o quizás ayer noche.
Me pregunté si valía la pena tanto sacrificio
tanto gasto de energía
Y por segunda vez,
cosncientemente
RENUNCIÉ
porque tampoco merecía tanto la pena