Noticia


viernes, 10 de marzo de 2006

Ayer, delante de mis alumnos de 1º bachillerato se me ocurrió hacer un experimento en la clase de filosofía. Sin decir ni una palabra, cogí un bote grande de vidrio y lo llené con pelotas de golf. Después pregunté a mis pupilos si el bote estaba lleno. Los más osados, los que me contestan, estuvieron de acuerdo en decir que sí. ASí que cogí una caja llena de perdigones y los vacié dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. Sonreí y volví a preguntar de nuevo a mis osados estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí. Después cogí una caja con arena y la vacié dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y con otra mueca volví a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión uno me dijo que le diera unos golpecitos al bote para que la arena se asentara. Lo hice y me respondió. ahora si que está lleno.
Guardaba en mi mochila una última sorpresa. Dos latas de "Duff" que rápidamente añadí y efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían. Cuando la risa se fue apagando, les dije: "Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los padres, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedasen estas, vuestras vidas aún estarían llenas. Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el estudio, la moto, el ordenador... La arena es el resto de las pequeñas cosas. Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Habla y disfruta de tus padres, concédete tiempo para cuidarte, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita. Siempre habrá tiempo para arreglar tu cuarto o jugar al ordenador. Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan. Establece tus prioridades, el resto solo es arena".
Uno de mis mejores estudiantes levantó la mano y me preguntó que representaban las cervezas. No pude más que sonreír, porque esperaba esa pregunta y le dije:
"Me encanta que me hagas esta pregunta!. La cerveza es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos cañas con un amigo"